En tu cama o en la mía

Por la furia de las compras navideñas, decidí ponerme un abrigo, unos jeans ajustados y unas botas súper altas con las que me veo bien mona y salir a las heladas calles en busca de los regalos de navidad.

Pérdida en mis ideas, pensando que comprar, me quedé petrificada frente a la vitrina porque al otro lado dentro de la tienda, estaba él, perfecto como siempre, bien peinado, bien vestido, bien musculoso, juro que hasta pude oler su cara loción, quería salir corriendo pero me quede admirando su hermoso cuerpo, como sus manos recorrían las prendas, se me calentaba el cuerpo y se me agitaba la respiración.

Con el pasé buenos momentos en la cama, lo que recuerdo con sus manos cubriendo salvajemente mis pechos mientras se metía dentro de mi de la forma más primitiva una y otra y otra vez, su rostro desfigurado por el éxtasis mientras se venía en mí después de asegurarse de que me corriera locamente, sus músculos tensarse justo antes de gritar mi nombre…

Parada frente a la vitrina, si no me controlaba podía tener un orgasmo solo con pensar en su recuerdo, me sentí culpable por mis sucios pensamientos respecto a lo nuestro, tenía mucho tiempo de no pensar ni fantasear con él.

Sonreí… ya no compré nada ese día, nunca vió hacia donde yo estaba, pero cuando llegué a casa esa noche, pude respirar la paz de poder mantener al margen mis deseos y de entrar a la tienda y de poder besarle y hacer el amor como solíamos hacerlo en su cama o en la mía.

Chrlz 💜

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s