Recuerdos de Oro

Ha pasado tanto tiempo
Finalmente descubrí tus besos
Me enredaste en tu mirada
Me abrazaste con todos mis defectos
Corazón, tú sí sabes quererme como a mí me gusta
Natalia Lafourcade
(¿Cómo elegir una sola canción cuando todas me hablan de ti?)

Esas manos tuyas, desprendiendo tanto calor, acariciando mi cuerpo como si fuera algo frágil y valioso. Paseas las yemas de tus dedos por mis cicatrices y sin darte cuenta con tu dulzura las desvaneces poco a poco. De tu boca salen piropos hacia mi persona y aunque sonrío avergonzada no puedo evitar creérmelo todo, se siente tan bien que tantas palabras bonitas salgan de tu boca. Perdona mi ingenuidad, había olvidado lo que se sentía hacer el amor de verdad. Me haces reir y olvido que me encuentro desnuda y expuesta, vuelves el sexo toda una aventura. Me divierto, me siento toda una mujer y en esa habitación en la que nuestros cuerpos se pasean y funden a placer me doy cuenta que la ternura y la pasión desenfrenada son dos cosas que puedo obtener al mismo tiempo con una sola persona. Abrazados debajo de la regadera siempre viene a mi el mismo pensamiento.. el de quedarme a vivir por siempre contigo en esa habitación. Me gustas mucho ¿Como no enamorarme de vos?

Adoro tu tranquilidad, esa forma de ver las cosas con optimismo, el entregarte siempre con todo. Adoro que te hayas mostrado tal cual eres conmigo porque eso causó que yo hiciera lo mismo. Volvernos locos al mismo tiempo, apasionados y deshinibidos sin pensar en nada más, disfrutando lo que encontramos, algo difícil de ignorar. Tu risa contagiosa y ese poder de no perder la paciencia conmigo a pesar de mis constantes momentos de desequilibrio emocional, tu infinita comprensión y la habilidad de darme paz cuando dentro de mí siempre se desata un huracán. La manera en que haces que olvide mis defectos y termine mostrándome tal cual soy, que deje la vergüenza fuera y me entregue sin condición. Es por eso que me cuesta olvidar, cuando son más cosas buenas que malas que recordar.

Quisiera decir que no me puedes, que olvidarte será sencillo y que acepto ese nuevo golpe de la vida. No me quieres como yo quisiera y esta bien. Vas detrás de alguien más y esta bien. Yo no peleo, no persigo, no juzgo, no encarcelo. Eres libre y yo también. Pero con el dolor si no puedo, lo siento dentro y hay días que me desgarra, el saberte lejano me entristece y trato de que mis ganas de buscarte y hablarte se mueran al instante. No eres para mi, lo entiendo y tengo que seguir, ojalá al final ella te haga feliz.


Pienso en aquella madrugada en la que recibí tu mensaje después de años de no hablarnos, y sé que voy a sonreír siempre por haber tomado la decisión de contestarte.
Te quiero.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s